1. Inicio
  2. Salud
  3. La vejez: superando nuevas etapas

La percepción sobre llegar o acercarse a los cien años ha cambiado en diversos países, dejando de ser considerado un logro excepcional. Esta evolución está dando lugar a nuevas perspectivas sobre la vejez, las cuales conllevan desafíos significativos que requieren enfoques y consideraciones renovadas.

En este artículo, exploraremos las distintas etapas de la vejez y la urgencia de adoptar nuevas miradas al respecto. Analizaremos reflexiones y contenidos presentes en el reciente libro ‘Pasos hacia una nueva vejez’, escrito por Javier Yanguas, Doctor en Psicología y reconocido gerontólogo. Actualmente, Yanguas ejerce como director científico del Programa de Mayores de la Fundación ‘la Caixa’ y lidera proyectos en Aubixa Fundazioa. Esta obra es altamente recomendada para quienes deseen ahondar en este tema.

El incremento en la esperanza de vida nos lleva a reconsiderar cómo dividimos y comprendemos las distintas etapas de la vida. En el caso específico de la vejez, la noción de una única fase homogénea ya no resulta pertinente.

Primera fase de la vejez

Este período, tradicionalmente considerado como avanzada edad (mayores de 65 años), se redefine en la actual perspectiva de la vejez. Estos individuos no se sienten “viejos” y, de hecho, están en una etapa de jubilación que no marca el final de la vida, sino el comienzo de una nueva etapa. En este tiempo, se pueden realizar cambios en los proyectos de vida y cumplir aspiraciones. Es un momento en el que sienten que aún están en un proceso de maduración personal. Contrariamente a la visión clásica de declive, esta fase representa un período de desarrollo personal continuo. Además, suelen ser el punto central de apoyo en la familia, cuidando tanto de la generación anterior como de la siguiente.

Segunda fase de la vejez

Esta etapa comienza cuando la salud y la vitalidad comienzan a deteriorarse, conduciendo a una fragilidad personal creciente. Implica adaptarse constantemente a limitaciones progresivas mientras aumenta la discrepancia entre los deseos y las capacidades. En este punto, pueden surgir miedos y temores, con la amenaza percibida de aislamiento o soledad. Es aquí donde se produce, como describe Javier Yanguas, un cambio hacia la “inversión de la solidaridad familiar”, ya que los mayores pasan a necesitar cuidados en lugar de proporcionarlos.

Tercera fase de la vejez

En esta etapa, la pérdida de autonomía y la necesidad de cuidados pueden hacerse más evidentes. No todos experimentan esta fase y su aparición se relaciona directamente con el avance de la edad. Además de enfermedades como el Alzheimer, la dependencia limita las relaciones interpersonales y puede conducir al aislamiento. Según el Dr. Yanguas, esta fase se centra en los cuidados y la interdependencia, requiriendo modelos de atención que garanticen calidad de vida, respetando la dignidad y los derechos de la persona.

Retos y desafíos de esta nueva vejez

El cambio demográfico actual es sin precedentes y plantea desafíos enormes. Como indica el Dr. Yanguas, pasar de vivir 34 años en 1900 a más de 80 en la actualidad es un cambio radical. La vejez ya no puede considerarse como un “tiempo de descuento”, sino como un período prolongado que puede extenderse hasta 25 años o más, con buenas condiciones relativas. Este cambio en la vejez se extiende tanto como desde el nacimiento hasta la juventud tardía o desde la adolescencia hasta la madurez adulta.

Entrada anterior
Trastornos mentales en adolescentes
Entrada siguiente
Dieta baja en FODMAPs: todo lo que necesitas saber
Menú