1. Inicio
  2. Salud
  3. Enfermedades comunes de otoño: Cómo prevenirlas

El otoño trae consigo una paleta de colores vibrantes y un clima refrescante que invita a disfrutar del aire libre. Sin embargo, esta temporada también puede traer consigo un aumento de enfermedades comunes como asma, neumonía, bronquitis, rinitis, sinusitis y alergias respiratorias.

Es crucial conocer las amenazas que acechan en esta época del año y las medidas que se pueden tomar para mantenernos saludables y aprovechar al máximo la estación. En esta entrada, exploraremos las enfermedades más comunes en otoño y cómo podemos prevenirlas para disfrutar al máximo de esta maravillosa temporada.

Enfermedades comunes y sus síntomas.

Neumonía: La neumonía es una infección respiratoria que afecta a uno de los pulmones, incluso a los dos, produciendo inflamación y acumulación de líquidos. Esta enfermedad está causada por gérmenes como bacterias, virus y hongos.

Asma: El asma es una enfermedad crónica que ocasiona que las vías respiratorias de los pulmones se hinchen y se estrechen. Provocando que la persona tenga dificultades para respirar.

Bronquitis: La bronquitis es una infección común, que afecta a las vías respiratorias principales (a los bronquios) produciéndoles irritación e inflamación.

Factores que favorecen a las enfermedades.

Los cambios de temperatura: A medida que el clima comienza a enfriarse en otoño, las personas tienden a pasar más tiempo en interiores, lo que facilita la propagación de los virus respiratorios.

Menor humedad del aire: En muchos lugares, la humedad del aire tiende a disminuir en otoño, lo que puede secar las membranas mucosas de la nariz y la garganta, haciéndolas más susceptibles a las infecciones.

No solo es el frío: La mayoría de las personas piensan que lo que las enferma es el frío, pero lo cierto es que son los gérmenes y la exposición que se tienen a ellos lo que lo hace.

Ambientes cerrados: El aire seco de estos espacios ayuda al aumento de alergias, estornudos y sequedad, favoreciendo a la propagación de virus.

Cómo prevenir las enfermedades.

Higiene personal: Lavarse las manos con frecuencia es muy importante, ya que con esto evitamos enfermedades y la propagación de infecciones a otra personas.

Alimentación equilibrada: Una dieta variada, equilibrada y saludable, así como un consumo de probióticos de forma regular contribuyen a un buen funcionamiento de las defensas.

Hacer ejercicio regularmente: La actividad física puede ayudar a eliminar bacterias de los pulmones y las vías respiratorias. Esto puede reducir las probabilidades de contraer un resfriado, gripe u otras enfermedades.

Fisioterapia respiratoria: Es una técnica útil que ayuda a prevenir complicaciones respiratorias. Estas técnicas ayudan a mejorar el intercambio de gases a través de la membrana pulmonar para mejorar la oxigenación de la sangre.

Los respiradores Power Breathe son perfectos para llevar a cabo estas técnicas, siempre de la mano de un experto en la materia.

Son aparatos de entrenamiento respiratorio indicados tanto en áreas de deporte como en salud y patología. Está científicamente probado que el entrenamiento respiratorio con POWERbreathe mejora la capacidad física y la mecánica respiratoria.

Respiratorio mecánico Power breathe Serie Classic
Respiratorio mecánico Power Breathe serie Medic
Respiratorio electrónico Power breathe Serie K
Entrada anterior
La protección solar: Mitos y realidades
Entrada siguiente
Desinfectar superficies: un escudo vital contra virus y bacterias
Menú